La autoestima de nuestros hijos comienza en el hogar

La autoestima de nuestros hijos comienza por nosotros mismos

La autoestima es el amor y aprecio que tenemos por nosotros mismos, y va creciendo a partir de las experiencias vitales.
Tu hijo en fase de desarrollo aún tiene pocas vivencias con las que formarse una idea sobre sí mismo pero si le ayudamos a tener confianza tendrá mayores posibilidades de superar las dificultades que se le presentan.
¿Qué podemos hacer los padres desde casa? Una forma muy efectiva es siendo un modelo para ellos, mejorando nuestra propia autoestima seremos un buen espejo para que desarrollen una fuerte seguridad en sí mismos. Para ello es importante:


1. Exteriorizar nuestros sentimientos y pensamientos. Los padres no somos perfectos ni superhéroes, podemos enfadarnos o llorar, dar muestras de preocupación o de fragilidad... Mostrar esos sentimientos hará que nuestros hijos también aprendan a mostrarlos y que no sientan miedo de fracasar o no ser siempre perfectos.

2. Amarse a uno mismo. Reconocer nuestras capacidades y estar orgullosos de ellas, y aceptar cómo somos sin sentirnos culpables. Elige un momento en el día, la cena por ejemplo, para que cada miembro de la familia diga una cosa que le ha salido bien durante el día y otra que no ha ido tan bien. Asegúrate que se reciben sin críticas ni juicios.


3. Vivir el presente. La vida es lo que ocurre en este preciso momento, y debemos enseñarle a que no se quede anclado en los errores del pasado o en el miedo al futuro. Practica con tu hijo la atención plena dedicando un minuto antes de acostaros a permanecer en silencio escuchando los sonidos que hay a su alrededor. Eso entrenará su capacidad de atención.


4. Fomentar el pensamiento positivo. Afrontar los problemas desde el “yo puedo” y buscar soluciones creativas. Crea una frase poderosa con los recursos que necesita el niño y que repitáis cada día a la misma hora. Puedes añadirle música, ¡atrévete!


5. Ser responsables. Asumir la responsabilidad de nuestra vida y nuestras acciones enseñará a nuestro hijo a comportarse de la misma manera. Reconoce delante de tus hijos si te has equivocado y la responsabilidad de algo que no ha ido bien, así como tu deseo de mejorarlo.


6. Alaba a tus hijos por quiénes son además de por sus buenos comportamientos o por las cosas buenas que consigan. Su identidad se va construyendo de los mensajes que van recibiendo durante su infancia de sus educadores. Reconócele sus aspectos positivos. Recuérdale que, aunque su comportamiento en ocasiones no sea adecuado, es alguien muy especial y único para ti.


7. Celebrad juntos los logros. Por pequeños que sean, cada día nuestros hijos consiguen nuevas conquistas: hacer la cama, vestirse solos, pedir las cosas por favor, comer solo... Celebrar estos pequeños logros les motiva a marcarse nuevos retos y cumplirlos. Podéis celebrarlo con un choque de manos, una merienda especial, una canción de victoria inventada o aquello que se te ocurra que no tenga que ver con comprar juguetes.


Cada dia planta la semilla de la autoestima en sus mentes y corazones , y florecerán bellos y fuertes .

 

Cristina Jardón  y Marisa Meher López-Patiño, olaboradoras del Colegio Balder
Categoría: Información General