Escuela Emocional

Educar la mente sin educar el corazón, no es educar.
 

El programa de Educación Emocional del colegio Balder tiene como objetivo final crear un entorno emocionalmente inteligente que permita, estimule y potencie el crecimiento y desarrollo de todos los miembros de la comunidad educativa.
En este sentido trabajamos por la salud emocional de todas las personas que forman el colegio pues sabemos que para formar a personas del siglo XXI necesitamos una escuela competente, formada por docentes inteligentes emocionalmente.

Desde los inicios de nuestro proyecto educativo, hemos trabajado la inteligencia emocional de forma transversal en todas las etapas a través de actividades diversas y variadas: Psicomotricidad vivenciada (actividad pionera dentro del currículo escolar) dinámicas incluidas en el Plan de Acción Tutorial , proyecto de teatro, actividades complementarias…

Todas estas actividades van encaminadas a favorecer:

- el desarrollo afectivo y emocional: autoestima, empatía e identificación y expresión emocional
- el desarrollo cognitivo: autorregulación emocional o autocontrol, toma de decisiones responsables, actitudes positivas hacia la salud y valores universales
- desarrollo social: habilidades de interacción, autoafirmación u oposición asertiva

Esta Educación Emocional ofrece a nuestros alumnos diferentes destrezas y habilidades emocionales, afectivas y sociales que todas las personas necesitan para desenvolverse de forma plena y satisfactoria en los diferentes entornos. En el colegio Balder sabemos que estas competencias van a ser fundamentales en el futuro de nuestros alumnos a la hora de vivir, trabajar y comunicarse con los demás.

Diversos estudios ponen de manifiesto que educar la inteligencia emocional desde la infancia permite en la vida adulta gestionar mejor las emociones y ser más resilientes ante situaciones adversas. Por otro lado, el factor emocional y motivacional es fundamental para que los niños puedan aprender de una forma satisfactoria y logren una relación satisfactoria con el entorno.

En definitiva, somos una escuela integradora en la que aunamos el mundo intelectual y emocional de nuestros niños, generando un contexto facilitador del desarrollo global de cada uno de ellos con un objetivo final: que cada alumno del centro desarrolle unas competencias que le posibilite vivir de una manera más sana y feliz, generando un bienestar propio y ajeno.