Testimonio de Mónica Tholen

El Colegio Balder, con “trabajos por rincones, clases de psicomotricidad, semana del teatro, debates” y mucho más, junto con un equipo docente entregado no sólo a la enseñanza, sino también al alma del alumno, promueve el crecimiento de niños felices, entregados a los estudios con un pensamiento libre y un espíritu abierto, capaces de ejercer tanto la autocrítica constructiva como la apreciación adecuada de los valores del mundo que les rodea.

Mónica Tholen
Madre