Compromiso Balder. RSC

El programa de Responsabilidad Social del Colegio Balder se hace eco del código ético del Centro que refiere una gestión responsable y tiene un alcance global desde el gobierno de la entidad, hasta el impacto de las acciones en las personas de la organización y el compromiso con el medio ambiente.

Es nuestra política de calidad la que contempla aspectos claves que marcan nuestro compromiso con la sociedad y el medioambiente:  visión , misión y valores

Objetivos:

Ofrecer unas directrices de gestión con el fin de garantizar unos principios éticos y de respeto a:
Las personas
La sociedad
El medio ambiente.

Grupos de interés donde intervenimos:

personas:
- Personal del Centro
- Alumnos
- Familias
- Proveedores
Sociedad:
- El Colegio
- El Municipio
- El Mundo
El Medio ambiente

Personas
Personal del Centro, Alumnos y Familias
El personal del Colegio Balder, es quien se encarga de llevar a cabo los proyectos del Centro, mantiene la metodología, la cultura de la organización y es imagen del Colegio.
Las personas satisfechas realizan un trabajo de calidad.
Las acciones encaminadas a aumentar la satisfacción del personal se dirigen a diferentes ámbitos como Salud, Igualdad, Conciliación de la vida familiar y laboral y formación.

Los alumnos son beneficiarios de las acciones que se llevan a cabo, bien por incidir directamente en su salud, por el aprendizaje y sensibilización que obtienen a través de ellas o por ser receptores de los beneficios sociales que el Colegio y la Fundación Balder llevan a cabo como:
— Fondo de becas
— Compromiso de continuidad de estudios para toda la vida escolar del alumno (incluido el Bachillerato) en caso de fallecimiento de cualquier progenitor
— Compromiso de poder finalizar el curso en el centro en caso de pérdida de trabajo de los padres que impida atender el pago de los recibos.
Las familias participan en muchas actividades y directa o indirectamente, también reciben los beneficios de dichas acciones bien sean medioambientales o sociales (acceso a fondo de becas, compromisos de continuidad de estudios o llegado el caso, intercambio de trabajo entre familia y escuela).

En el Colegio Balder, además de cumplir con todas las normativas vigentes, en materia de Medio Ambiente son muchas las acciones que no recogen las normas y leyes que se están llevando a cabo.
Como siempre, los recursos son escasos y las restricciones presupuestarias, impiden realizar todas las medidas que nos gustaría implantar, pero cada año se incluye una mejora medioambiental.

Contamos en el colegio con:
- Instalación de energía solar térmica para el agua de la piscina
- Instalación fija de energía solar fotovoltaica de potencia de 7,5 kw desde el año 2006
- Iluminación exterior de bajo consumo con sensores de luz
- Nuevas instalaciones con luces led (Infantil, Secretaría, Secundaria)
- Suelo de Infantil de linoleum
- Fotocopiadora que utiliza tinta de aceite vegetal
- Progama de desinsección, desinfección y desratización con productos biológicos
- Reciclaje de papel
- Cubos para recogida de envases en el patio
- Recogida de tapones
- Reciclado de cartuchos de impresora
- Para el curso 17-18 se cambiará la instalación de gasoil para la calefacción por una de gas natural.
Evaluación y control:

Para informarnos del grado de conocimiento del programa de RSC en los grupos de interés del centro, hemos añadido en las encuestas anuales, una pregunta específica cuyos resultados se vuelcan en el cuadro de indicadores.

El conocimiento de las familias por la preocupación del colegio por el medio ambiente alcanza un 80,67%.

El Código ético es la guía de referencia para el equipo directivo y todo el personal del Colegio Balder.
El alcance son las personas de la organización y los ámbitos son todos los que abarca una adecuada política de responsabilidad social.

En el camino a la Excelencia que la Organización pretende alcanzar, el Colegio Balder ha considerado la necesidad de establecer un código de buena práctica profesional, indicando a sus trabajadores qué se espera de ellos en su ejercicio cotidiano. Así, el código deontológico se convierte en una formulación explícita de los compromisos y deberes profesionales que todos los componentes del Centro deben asumir y aplicar en su ejercicio cotidiano.
El alcance de este código son los alumnos del Centro. Ellos son los que justifican la naturaleza de nuestra organización, sin olvidar a las familias y teniendo en cuenta el contexto en el que actuamos: la institución y los compañeros. Hacia unos y otros tenemos también obligaciones.
El correcto ejercicio de todo el personal del Colegio Balder no puede concebirse al margen de un marco ético, que constituye su sustrato fundamental y que se concreta en un conjunto de principios de actuación:

• Guiarse por el principio del respeto y la empatía (todas las personas que conforman la Comunidad Educativa).
• Ser justo y equitativo en todas las situaciones y actuaciones con los demás sin aceptar ni permitir prácticas discriminatorias por ningún motivo.
• Guardar el secreto profesional en relación con los datos personales, no sólo del alumnado y familias, sino también con la institución y personal del centro.
• Mostrar el máximo respeto al proyecto educativo del Centro respetando y haciendo respetar las normas de funcionamiento del mismo.
• Velar en toda circunstancia por el prestigio de la institución en que se trabaja, contribuyendo activamente a la mejora de su calidad.
• Velar por el buen estado de mantenimiento y limpieza de materiales e instalaciones.
• Aportar los propios conocimientos, capacidades, aptitudes y experiencia con el fin de crear un clima de confianza que potencie el buen trabajo en equipo en todas las áreas de actividad.
• Colaborar activamente en la dinamización de la vida sociocultural del entorno del Colegio.
• Gestionar activamente el impacto de su actividad sobre la salud y la seguridad de las personas y el Medio Ambiente.
Desde la institución:
• Asumir la obligación de la formación permanente de sus trabajadores, dado el avance constante de la ciencia, de las nuevas tecnologías y de la realidad social.
• Proporcionar a las familias y los tutores la información necesaria acerca de los proyectos educativos del Centro, la programación docente y los criterios de evaluación y calificación establecidos en el ámbito que corresponda.

Sensibilización:

Muchas acciones que se llevan a cabo, además de beneficios medioambientales o sociales, tienen un valor añadido que es la sensibilización de la comunidad escolar en general y de los alumnos en especial.

Además de las señaladas anteriormente en el ámbito de la salud, hay otras acciones que abarcan campos como el medioambiental, la integración, igualdad, no discriminación…
Algunos ejemplos:

- Centro adaptado para alumnos con dificultades motóricas (integración y sensibilización)
- Adaptaciones curriculares y atención a alumnos con n.e.e. incluidas altas capacidades (integración)
- Talleres de prevención -violencia de género, igualdad, acoso…- (sensibilización social)
- Instalaciones de energía solar (sensibilización mediambiental)
- Acciones de solidaridad (participación y sensibilización)

Proveedores
Pedimos a los proveedores habituales que nos comuniquen sus planes de mejora y actividades de RSC relacionadas con los suministros que realizan al centro.
Los servicios externalizados como comedor, ruta y transporte escolar son motivo de estudio de satisfacción de las familias a quienes se pregunta mediante encuestas por su percepción de la calidad del servicio que reciben.
Estos datos son enviados a los proveedores para que comuniquen las acciones de mejora que realizarán para aumentar la satisfacción por sus servicios.


El Colegio
El colegio es el núcleo desde donde parten las acciones.
Enseñamos a los alumnos la empatía para comprender la necesidad de participar en actividades solidarias, de ayudarse mutuamente, de respetarse a sí mismos, a los demás y a su entorno inmediato para seguir extendiendo ese respeto y sensibilización hacia el entorno exterior.

El Municipio
El contacto con el municipio y la participación en eventos y acciones que parten del Ayuntamiento les ayuda a generar sentido de pertenencia, conocer y querer el entorno para cuidarlo y respetarlo.

El Mundo
Salimos de lo cercano y conocido y nos abrimos a otras culturas, otras formas de vida, nos sensibilizamos y proponemos acciones solidarias como el proyecto solidario en Togo a través de la Fundación Balder.


 

La preocupación por la salud de las personas de la comunidad escolar, nos lleva a tener en cuenta aspectos que habitualmente pasan inadvertidos.

El Dr. Nicolás Olea de la Universidad de Granada alerta sobre numerosas sustancias químicas, contaminantes ambientales, generalmente hechos por el hombre y la industria del hombre, que una vez dentro del organismo, modifican el equilibrio de las hormonas. Estas sustancias son los llamados disruptores endocrinos.

Se trata de una contaminación invisible a la que todos estamos expuestos de manera involuntaria en la calle, el trabajo, la escuela, el hogar…
Productos de limpieza, insecticidas ambientadores y materiales de construcción y decoración suponen fuentes de exposición a estos disruptores.

Partiendo de este concepto y la sensibilización por la salud, las acciones que se llevan a cabo pretenden minimizar la exposición a estos disruptores dentro del recinto escolar, lo que redunda en beneficios para la salud de las personas.
Trabajadores y alumnos, por ser los grupos que más tiempo pasan en el colegio, son quienes más beneficios obtienen con estas medidas.

Estas acciones se concentran en:

- Contratación del servicio de desinfectación, desinsección y desratización, así como las actuaciones de prevención de la legionela con la empresa Actual Control que tiene como política: “…Respetar y proteger el medio ambiente y la salud pública, es por ello que hemos implantado el programa de Lucha Antivectorial de Mínimo Impacto Ambiental, que consiste en inspeccionar, monitorizar, detectar mediante dichos dispositivos la presencia y nivel de vectores y a partir de aquí estimar el método de control más adecuado, respetando siempre la filosofía de minimizar el uso de biocidas y en caso de ser necesario, los menos agresivos para el entorno y usuarios del mismo.”

- Utilizamos materiales naturales en nuevas instalaciones. El suelo del pabellón de Infantil se eligió siguiendo este criterio. El linoleum se impuso al PVC por varias razones:
o Está fabricado con productos orgánicos naturales
o Posee propiedades hipoalergénicas
o No emite gases tóxicos
o Mayor índice de biodegradabilidad que los PVCs.

- La fotocopiadora de aceite vegetal reduce las emisiones que se inhalan con los cartuchos de tinta.

- Recientemente se ha hecho una medición del alcance de las ondas electromagnéticas en las aulas del colegio trabajo del que obtuvimos las siguientes recomendaciones:

1.- Los Teléfonos Móviles: Que los alumnos no puedan acceder al recinto con teléfonos móviles es una norma del colegio que ayuda en gran medida a reducir la energía electromagnética en las aulas. Para reducirla a casi cero simplemente habría que añadir una recomendación en el caso de los profesores, que durante las clases las conexiones de datos WIFI, GPRS, 3G o 4G estuvieran desconectadas. Pues dejar el teléfono en modo "silencio" hace que deje de emitir sonidos, pero no ondas.

2.- Los ordenadores: Tal y como estuvimos viendo, los ordenadores se conectan por WIFI a la red del colegio y a Internet. La carga que estos emiten se podría disminuir deshabilitando las conexiones WIFI cuando estos no estén en uso.

3.- Los enrutadores: Los equipos de acceso WIFI del colegio están colocados de una forma idónea, a más de 10 metros de distancia de casi todas las mesas de alumnos del colegio, especialmente en los edificios de Primaria e Infantil. La organización de las mesas en estas aulas ayuda a que la carga recibida en las mesas sea nula o casi nula. La única excepción es una de las aulas de primaria que queda en la primera planta, donde hay una esquina con más carga de lo habitual y cuya causa no pudimos encontrar. Lo ideal sería ubicar las tres mesitas que estaban colocadas en esa zona, en cualquier otro lugar de la clase (redistribución de las mesas realizada).

4.- El repetidor: El repetidor de WIFI que está justo en la puerta del aula de Agatha Christie en el edificio de secundaria emite demasiada energía y llega con bastante intensidad a las dos primeras filas de mesas del aula y la mesa del profesor. Sugiero que se cablee la conexión y se reemplace por un enrutador de forma que solamente emita ondas cuando hay conexiones activas.

5.- El futuro: Se está barajando la posibilidad de introducir dispositivos electrónicos o tablets para ciertas tareas de los alumnos. Sugerimos que cuando se busque el sistema se ponga como requisito que la mayoría del tiempo los dispositivos trabajen de forma desconectada / offline de manera que solamente cuando requieran de sincronización se habilite la conexión WIFI de los mismos.