¡5 minutos de relajación y a clase!

Para que te hagas una idea, el Mindfulness ayuda a nuestra a mente a estar presente “en el presente”.
Imagínate   teniendo una conversación con alguien, que  tu cuerpo  y mente estén con la persona con la que hablas y no yendo y viniendo a la lista de tareas que tienes por realizar.  Esto es el “aquí” y el “ahora”.  Lo que se llama conciencia plena.

Cuando Tuty, una madre del colegio nos presentó su idea de ”Mostrar y enseñar a los niños y profesores una herramienta sencilla para ayudarles a gestionar sus pensamientos y emociones de forma consciente, y que además,  pudiéramos implementar diariamente en las clases”, no dudamos en aceptar su proposición con las manos abiertas.

Su método, además del Mindfulness, se complementa con la meditación, focalización, PNL, Coaching Transpersonal, Análisis del cuerpo físico, mental y emocional, “lo que permite darse cuenta de los pensamientos limitantes y seleccionar los  pensamientos positivos”- dice Tuty-

Eline Snel una de las pioneras en introducir el Mindfulness en el aula, durante los años 2008, 2009 y 2010 creó un entrenamiento para practicar mindfulness en la escuela. Tanto profesores como alumnos se mostraron muy optimistas con los resultados, apreciaron un mayor grado de concentración, más honestidad, menos agresividad... Los niños se volvieron más amables hacia ellos mismos y hacia los demás, ganaron confianza y emitían juicios con menor rapidez.

Todos nuestros alumnos están pasando por ese proceso y estamos seguros que veremos un antes y un después de su puesta en práctica.