Máster de Psicomotricidad para el desarrollo emocional y cognitivo

Así lo indica Carmen Serrano, directora del nuevo Máster en Psicomotricidad Educativa, y que está concebido para que los estudiantes puedan “aprender a desarrollar habilidades que ayuden a crecer emocionalmente al niño y que le ayuden a desenvolverse socialmente” en un mundo cambian


Aunque extendida en la etapa de Infantil, se trata de una salida profesional en general poco desarrollada en España, y que principalmente se dirige a educadores sociales, pediatras, logopedas, maestros de educación infantil, primaria y especial así como alumnos que cursan el último curso universitario.


El colegio Balder aplica desde hace 18 años esta metodología, que forma parte del currículo escolar y que consiste en trabajar la inteligencia emocional para potenciar las competencias emocionales y cognitivas. La herramienta principal es el juego libre y espontáneo, concebido no como una simple diversión sino como “una forma de expresar los sentimientos y emociones, de interpretar el mundo y consolidar aprendizajes que luego trasladan a su vida”, explica Carmen Serrano.


Después, el especialista interpreta el juego, reconduce actitudes y proporciona estrategias enfocadas a superar las dificultades o potenciar las fortalezas. El método no sólo favorece así el desarrollo del conjunto de los alumnos, supone al mismo tiempo una forma de prevención y detección de los problemas. Una herramienta que ayuda a padres y profesores, añade Serrano, y que lleva a los estudiantes a sentir el entorno escolar “como un espacio en el que educan no sólo la mente sino también el corazón”.


La Psicomotricidad cuenta con una hora semanal en el colegio Balder en Infantil y hasta 4º de Primaria, y los padres valoran esta materia como uno de los pilares fuertes por los que eligen el centro para la educación de los niños, “porque ven que la educación emocional se hace real, dentro de un horario, y reciben informes sobre el momento evolutivo de sus hijos”.


El nuevo máster quiere formar a los profesores como psicomotricistas, con los conocimientos teóricos y prácticos para abordar el desarrollo integral de la persona (físico, cognitivo, emocional, social y afectivo) a través del juego. Se trata de otra forma de entender la educación y de “conseguir que sea reconocida como otro ámbito más dentro de la escuela”.


“Es una enseñanza fundamental y un elemento de diferenciación en los colegios”, destaca Serrano. En el máster tendrá lugar de noviembre a mayo de 2016, tiempo en el que los estudiantes recibirán formación teórica y práctica en Neuropsicología, Neuroaprendizaje y Psicología evolutiva. Cuenta además con un total de 210 horas de prácticas y tutores personalizados para guiar a los estudiantes durante todo su aprendizaje.

 

Agencia EFE